jueves, 19 de marzo de 2015

Ad Calendas Graecas

Ahora que se habla a diario de la deuda griega me  viene a la memoria este dicho que siempre tenía en la boca el genial Cayo Octavio Turino, más conocido por Octavio Augusto. Este simpático muchacho peinado con un gracioso flequillo trabajaba de emperador en el Imperio Romano en la época en que vivían los Reyes Magos y no tenían que ser sustituidos cada año por padres y madres.

Además de un poderoso y eficiente emperador, el tal Octavio era también un caradura que debía siempre dinero  a los amigos y cuando le reclamaban  el pago contestábales, con gracejo y desparpajo, que les pagaría «ad calendas graecas». Tal vez este chiste, como  a sus acreedores,  no les haga gracia, porque los españoles sólo sabemos inglés y "embotellado", pero yo se lo explico: los plazos de un crédito en Roma se pagaban siempre a primeros de mes, que se llamaba las calendas en el calendario romano, pero en el calendario griego no había calendas, por lo tanto, la expresión para un romano equivalía a decir que te va a pagar tu tía.

Un cachondo, Octavio. Poco después, con la misma desenvoltura, ha venido a decirnos el griego Yanis Varoufakis a la Unión Europea algo eqyuivalente: dice que la inmensa deuda de su país la va a pagar también « ad calendas graecas»:
(cita de El País 19-3-15)

La ruina de Grecia no la provocaron los griegos que pagan hoy los impuestos para devolver la deuda, sino aquellos que los dilapidaron y negociaron su rescate a cambio de destruir el bienestar social. Aquellos que no tienen la culpa hoy dicen que sí, que pagarán, pero cuando lleguen las calendas griegas.

Pues no me parece tan mal, ea. Paguemos todos a la griega y que los buitres epónimos que dan nombre a los fondos buitres no cobren el dinero con que extorsionan y chantajean a los contribuyentes que aún reúnen fuerzas para contribuir. Que la gente, usted o yo, no somos carroña.

Me acusarán de demagogia, y de ser un antisistema de sofá y mando a distancia, y dirán que no todo el dinero se lo deben a los carroñeros, sino que también los griegos nos deben mucha plata a los españoles, Que los alemanes no nos perdonan nuestras deudas, así como nosotros no perdonamos a nuestros deudores. Es cierto, pero, querido Octavio Augusto: ¿no es más cierto que el que deja de pagar a un fondo buitre de inversión tiene cien años de perdón?

Pues que los griegos empiecen a pagar dentro de cien años.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Sus comentarios son bienvenidos, muchas gracias.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...